El Parque Berrío, historia y transformación en Medellín

Compartir

“Pero La Candelaria nunca la cierran… Dios aquí sí se siente y el alma de Medellín… que va fluyendo por esta frase mía con los ciento y tantos gobernadores que tuvo Antioquia, a tropezones, como don Pedro Justo Berrío, quien sigue afuera, en su parque…”. Fernando Vallejo, La Virgen de los Sicarios (1994).

La historia del Parque Berrío, está estrechamente ligada con La Basílica de Nuestra Señora de la Candelaria, construida en 1649; en la Plaza Principal, como se llamó inicialmente, coincidían los feligreses antes y después de la Eucaristía.

Este Parque, conocido también como Plaza Zea o Plaza Mayor, es un ícono urbano, y uno de los lugares más significativos históricamente en Medellín. Ha sido punto de encuentro de propios y extraños durante cientos de años, por estar ubicado en el corazón de la Ciudad.

Y es que el Parque Berrío, ha sido partícipe de la evolución urbana, desde el carruaje a caballo, el tranvía y el vehículo automotor, hasta la llegada del Metro de Medellín.

Entre 1784 y 1892, funcionó allí, el mercado público, y fue escenario de ejecuciones y grandes actos públicos y políticos. El 29 de junio de 1895 se instauró la estatua de Pedro Justo Berrío, (figura política relevante de la región en el siglo XIX); desde entonces, se le cambió el nombre por el de Parque de Berrío.

En el siglo XX, Medellín experimentó transformaciones en su estructura urbana, que incluyeron la apertura de hoteles y almacenes comerciales, por lo que el Parque en el año 1905 toma una nueva orientación financiera y comercial y se establece la Bolsa de Valores de la Ciudad. En los años 1917, 1921 y 1922 ocurrieron varios incendios, que dejaron en ruinas al Parque, dando paso a nuevas construcciones, como las rutas del tranvía, las cuales pasaban por este sitio, hacia diferentes lugares de Medellín.

Su más grande transformación la vivió en el año 1985, cuando se le sometió a un rediseño y un profundo trabajo de cimentación, a fin de construir la nueva estación del Metro de Medellín. Actualmente, el Parque de Berrío, es producto de un proceso de cambios físicos y culturales de diferentes épocas; es un lugar representativo que vale la pena conocer.

Por: Susana Uribe.

Fuentes consultadas:

http://www.funlam.edu.co/azulnaranja/?p=4959

José María Bravo Betancur (2007). De Plaza Mayor a Parque Berrío. Fondo Editorial Universidad Eafit, Medellín.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *